jueves, 18 de septiembre de 2008

La Diada de Catalunya "11 de septiembre" de 1976,1977,1978

Tras la muerte de Franco, en noviembre de 1975, las ansias diferenciales de las comunidades históricas resurgieron tras cuarenta años de silencio.
En Catalunya, las Diadas del 11 de septiembre se convirtieron en manifestaciones masivas y unitarias de los sentimientos nacionalistas.
En 1979 , una vez promulgada la constitución, se aprobó el Estatut de Catalunya, se eligieron las segundas cortes constituyentes y se votaron los nuevos ayuntamientos: la nueva organización territorial del estado quedaba configurada. En la Diada de ese año las diferencias entre las distintas organizaciones comenzaron a aflorar.
Aun así, hasta 1981 la Diada se siguió celebrando de forma unitaria. Pero a partir de entonces se produjo una escisión entre los que pedían una diada reivindicativa y los que abogaban por una jornada festiva.
Fue en los tres primeros años (1976, 1977 y 1978) cuando se convirtió la Diada Nacional de Catalunya en un símbolo reivindicativo.
1976
La primera Diada (1976), anterior a cualquiera de las consultas electorales democráticas, se convirtió en un tira y afloja entre el gobierno y los organizadores, la comisión "pro-Diada", que contaba con el apoyo de casi todas las organizaciones políticas y sociales. Según Cambio 16 (nº249), se habían autoexcluido la CNT, el PORE y la derecha financiera del Club Catalonia de Ramon Guardans y Carles Sentís.
El gobernador civil Sánchez Terán la había prohibido 5 días antes, pero finalmente pudo celebrarse en Sant Boi de Llobregat, con la presencia de más de 80.000 personas. Hablaron Jordi Carbonell por la Assamblea de Catalunya, Miquel Roca por el Consell de Forces Polítiques y Octavi Saltor por la Lliga (Cambio 16, nº250). Pese al miedo a la actuación de las fuerzas del orden, la jornada en Sant Boi se desarolló pacíficamente, aunque el centro de la ciudad estaba tomado por un despliegue espectacular de las fuerzas de orden público, que provocaron alguna carrera.
1977
En 1977 se desarolló la gran manifestación histórica: los medios de comunicación hablaron de 1 millón de personas; Vázquez Montalbán, en Triunfo" (nº764) se aventura a decir que hubo 1,5 millones de personas. Hubiera sido muy interesante contar en la época con los datos que publica online la gente de contrastant, el colectivo que más ha hecho por el análisis de la participación en manifestaciones.
La manifestación estaba marcada por las conversaciones de Tarradellas con el presidente Adolfo Suárez y por la presión de la Assamblea de Parlamentaris al gobierno central. La convocatoria fue unitaria: incluso participó en ella Carlos Sentís , diputado de UCD; la única organización ausente era AP, que en aquellos momentos defendía todavía posiciones cercanas al régimen franquista.
El lema de la convocatoria, "Llibertat, amnistia, Estatut d'autonomia", era el de la Assamblea de Catalunya, aún existente pero que tras las elecciones del 15 de junio no operaba como organismo unitario.
1978

En el último año se habían celebrado elecciones que habían puesto de manifiesto el poder de cada organización; en octubre de 1977 se produjo el retorno de Tarradellas y la recuperación de la Generalitat siguiendo lo marcado por el gobierno central, y se aprobó y entró en vigor la ley de amnistía. Todos estos hechos provocan que en la manifestación de 1978 se comiencen a vislumbrar disensiones entre las organizaciones convocantes. Aun así, la apoyan desde la UCD hasta un partido independentista maximalista como es el PSAN, si bien las organizaciones mayoritarias secundan la manifestación unitaria pensando más en su interés particular que en reclamaciones unitarias.
Dado que para la organización del futuro estado sigue pendiente la elaboración y aprobación de la constitución y de los futuros estatutos, el antiguo eslogan de la Assamblea de Catalunya ("Volem l'Estatut") sigue vigente. Sin embargo, aparecen por primera vez pegatinas, carteles y octavillas firmadas por organizaciones concretas que se separan del discurso unitario.
El contrapunto más negativo fue la muerte del joven de 16 años Gustau Muñoz en otra manifestación celebrada a última hora del día.